Principios orientadores

PRINCIPIOS ORIENTADORES DEL COLEGIO CONCORDIA

  • Procuramos organizarnos en función de los requerimientos de nuestro Proyecto Educativo, permitiendo que la propuesta pedagógica y los valores e ideales que se postulan lleguen a todos los miembros de la comunidad y se materialicen progresivamente en estructuras, procesos organizacionales, acciones y resultados educativos.
  • Nos esforzamos por crear un ambiente de comunidad en el que todos los actores se sientan convocados, acogidos y potenciados en torno a una propuesta de educación humanizadora, y en el que se viva un estilo eficiente y cordial de trabajo y de relaciones.
  •  Procuramos aprender unos de otros y a construir juntos una red de relaciones, de recursos, de trabajo y de construcción colectiva de conocimiento. Esta dimensión de organización, de comunidad y de equipo es permanentemente desarrollada mediante el compromiso de todos y constituye para nosotros un capital social inestimable.
  • Aspiramos a que el Colegio sea expresión y testimonio de la nueva sociedad que anhelamos, en un clima institucional de solidaridad, alegría, mutuo aprecio y respeto.
  • Promovemos la integración social. Nos esforzamos al máximo por acoger necesidades educativas especiales y valoramos las diferencias individuales, con la convicción de que no sólo prestamos un servicio a personas y familias concretas que lo necesitan, sino que nos enriquecemos como comunidad al ser más plurales y acogedores.
  • Promovemos mediante el estilo de formación y de gestión un fuerte sentido de identidad compartida, de compromiso con la misión institucional y de participación en la comunidad.
  • Buscamos aprovechar la fuerza de la participación y el compromiso de quienes se educan y trabajan en Colegio Concordia, garantizando sus derechos y creando condiciones favorables para que cada persona crezca en el ejercicio responsable de su libertad, y se comprometa activamente con la comunidad entera

La tecnología y las distintas formas de comunicación contemporánea crean un clima mental, afectivo y de comportamiento diferente del que han vivido las generaciones anteriores, y que abren nuevas posibilidades de comunicación, de organización, de pensar y de aprender, de construir conocimiento, de monitorear los procesos y generar interacciones. Estas nuevas posibilidades son un reto para los procesos de enseñanza–aprendizaje, y lo son también para nuestro Colegio Concordia.